Blogia
ellosnoexisten

el margen de lo cotidiano

el margen de lo cotidiano No me lo puedo creer ¡Gira!
No me lo puedo creer ¡Gira!
No me lo puedo creer ¡Gira!

Una mentira repetida tres veces se convierte en verdad

Gracias a Dios que sonaba alto el Nevermind de Nirvana

porque

sus gemidos me hubieran puesto en un compromiso con los vecinos

Por cierto

que ahora cada vez que imito su forma de hablar cuando me decía:
"Jesús, me vas a matar"
Se pone roja como una niña que nunca ha roto un plato

Eso me excita aún más

La repetición del gesto genera el gusto
La sonrisa del placer es la perfección

Está escrito
Está escrito
Está escrito

Y lo que está escrito se rodea de un absurdo aura de legitimidad

Tú lo sabes bien:
hay en mi estudio un papel blanco esperando el dia
en que decidas que puedo violarlo con el perfil de tu sombra

Bordas, J., no me lo puedo creer (de la serie QVAERIMUS VMBRA) ,1994, poema musicado por mi amigo imaginario Manu. Constituímos ex profeso el grupo fugaz de musicopoesía el margen de lo cotidiano y grabamos hasta cuatro piezas enmarcadas cada una de ellas entre sendas fases maníacas y depresivas de una sola tarde.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Mar -

Yo establezo en una sola tarde el canto de la locura. Una de esas manías depresivas.....
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres