Blogia
ellosnoexisten

El hombre anumérico

El hombre anumérico o
la estrategia del payaso asesino
o
qué me das a cambio de unas risas

en
John Allen Paulos, El hombre anumérico, El analfabetismo matemático y sus consecuencias, Barcelona, Tusquets (col. Metatemas)

(p.158-162)
Otra clase distinta de conflicto entre individuo y sociedad es el planteado en un dilema por el lógico Robert Wolf (...)
Consideremos ahora el caso de dos mujeres que han de hacer una transacción breve y apresurada (supongamos que son dos traficantes de droga). La operación tiene lugar en una esquina, y se intercambian dos bolsas de papel oscuro llenas, separándose inmediatamente después, sin tiempo para comprobar el contenido de la bolsa recogida. Antes del encuentro, cada una tiene la misma opción: meter en la bolsa el objeto de valor que la otra espera encontrar en ella (esta es la opción cooperativa) o llenarla con papeles de periódico (la opción individualista). Si ambas cooperan, cada una recibirá lo que quería por un precio justo. Si A llena su bolsa con papeles de periódico y B no, A obtendrá gratis lo que quería y B habrá sido timada. Finalmente, si las dos llenan sus respectivas bolsas con papeles de periódico, ninguna habrá conseguido lo que quería, pero tampoco habrá sido timada.
El mejor resultado para ambas mujeres, consideradas colectivamente, es el que se obtiene de cooperar. Sin embargo, A puede razonar del modo siguiente: si B decide cooperar, puedo obtener gratis lo que quiero eligiendo la opción individualista. Y si, por el contrario, B se decide por la opción individualista, por lo menos no me timaré si yo hago lo mismo.
Así pues, independientemente de lo que haga B, me sale más a cuenta tomar la alternativa individualista y dejarle una bolsa llena de papeles de periódico. Naturalmente, B puede razonar del mismo modo, y lo más probable es que acaben por intercambiarse dos bolsas llenas de papel de periódico.
Situaciones semejantes pueden darse en negocios perfectamente legales, o en cualquier tipo de intercambio.
(...)
No siempre hay una respuesta buena, pero las partes implicadas saldrán ganando siempre como colectivo si cada una resiste la tentación de traicionar a la otra y coopera con ella o le permanece leal. Si cada parte persigue exclusivamente su propio beneficio, el resultado es peor que si ambas cooperan. En tales ocasiones, la mano invisible de Adam Smith, como garante de que la búsqueda del provecho individual produce el bienestar de la sociedad en su conjunto, está totalmente paralizada (...)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

jesús -

efectívamente también es llamado así, incluso se cita de esa manera en "El hombre anumérico". Bien por pillarlo, escueto y anónimo para mi gusto, pero bien.
Gracias por la visita

Anónimo -

Y yo que siempre había conocido esto como el dilema del prisionero...

burma -

Supongo que la diferencia de planteamiento consiste en la percepción egoista (siempre, acción-->consecuencia-->beneficio) de autosatisfación: momentánea, puntual (individualista) o atemporal, lineal, cosntructiva (cooperacíón común. La estrategia más productiva e interesante(-ada) es sembrar confianza, no cortar las flores y salir corriendo.

lu -

nuestra sociedad se ha currado el individualismo de lo lindo para que le salga otra cosa

(v) i r e t a -

¡¡¡¡ cuenta conmigo para los cadáveres!!
jajajjjaa, como suena esto sacado de contexto....

Mar -

La reciprocidad parece eterna, y eso lo consigue hasta la irracionalidad canina... ¿qué está fallando para que haya quien se vuelve individualista? La respuesta también es un algoritmo....
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres