Blogia
ellosnoexisten

El Manhattan que inventó a Ray Loriga

El Manhattan que inventó a Ray Loriga Loriga, Ray, el hombre que inventó Manhattan, Barcelona, 2004, El Aleph editores.

Loriga me parece un tipo tremendamente lúcido, no tanto por sus novelas (me inicié en él con Trífero y tras ésta que me ocupa ahora me obligaré con sus más sub-mediáticas dias extraños y tokio ya no nos quiere) como por sus respuestas en entrevistas y por el criterio a la hora de elegir novia.
El hombre que inventó Manhattan no inventó la novela coral ni el retrato social de la isla. De hecho, con unos mínimos cambios, la novela podría hablarnos de cualquier otra ciudad. O de ninguna, es decir, nos seguiría hablando de Ray Loriga. Nada que objetar.
Algunos ya sabeis que ando muy condicionado a la hora de leer y que soporto malamente a contemporáneos que escriben en tercera persona. No me creo la historia y no me meto en ella.
(p.173)"Quedará como nuevo", pensó, y se agachó a cogerla"
Tampoco me hagan mucho caso, por eso de la envídia y la decepción, ya saben: me gustaría haber sido el autor de frases geniales que he leído en este libro. Destaco especialmente los cuantiosos momentos de genialidad a la hora de crear metáforas y dejo algunas perlas que me hicieron disfrutar a lo grande:
(p.57)"Arnold Grumberg era un hombre despistado capaz de matar a una lagartija con un látigo, es decir, despistado, sí, pero temiblemente certero"
(p.154) "...sus vidas se habían ido separando poco a poco. No de manera aparente, sino con ese movimiento invisible parecido a la deriva continental que separa a las personas que se quieren"
(p.164)"Cuando los pezones que podía imaginar a un lado y los que podía imaginar al otro se tocaron finalmente por debajo de sus absurdas camisetas, Andreas tuvo por primera vez la sensación inequívoca de que todo cuanto le rodeaba alcanzaba por fin una posición no arbitraria, un patrón exacto, un modelo prefijado.""
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

jesús -

cascabel, fue en tono de agrado e ilegítima satisfacción (serendipidad)
lu: no hay manera, chica. Ya encontraremos algo, muhé.
siloam: creo que tienes razón, no tengo más que escuchar cómo algunos conciudadanos hablan de "mi" ciudad.

siloam -

ah, pues lo leí con cierto escpticismo y el caso es que me gustó. Todos tenemos nuestro particular NY, como el sueño d eotras ciudades, aunque nunca hayas estado.

lu -

con lo poco que me gusta a mí Ray Loriga...

cascabel -

... ¿vaya vaya..? :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres