Blogia
ellosnoexisten

una gota de cemento

una gota de cemento (decíamos) Cogió un lápiz y escribió en el margen inferior derecho del papel "constelación del voyeur nº1, 1996". Aquel "nº1" indicaba bien a las claras que Adam había encontrado un filón. En mi cuaderno anoté "no tiene sentido numerar una obra única" y también "el voyeur soy yo; al parecer el cíclope tecnológico no cuenta". (/decíamos)

-Vámonos a comer.
-¡Sólo son las doce! –dije.
-Y qué quieres; follar me da hambre.
Se lavó las manos y salimos del inaugurado escenario de cum-shots.
-¿Conoces algún sitio donde podamos ir?
-Oh, en la Fonda del pueblo nos daran algo ¿No sería mejor que te cambiaras de ropa? Por el olor, digo.
-¿Olor?
-A pintura.
-Ni hablar. Los olores son importantes.
-El buen olor sí.
-No me seas mojigato, Jesús.

Él no era mojigato. Tuvo ocasión de demostrarlo inmediatamente. O quizás a consecuencia de aquel reproche, para justificarlo. Una gota de cemento salpicó a la chaqueta de Adam. El operario pidió disculpas. Adam mantuvo el gesto sonriente.

-Maldito hijo de perra.

Lo dijo extremando la dicción y con un volumen que dejaba bien a las claras que pretendía ser escuchado. Seguí caminando y no me atreví a mirar atrás. Por alguna extraña razón no pasó nada, supongo que por el desconcierto. Ningún salario de mierda justificaba la asunción de un insulto semejante. Bien sabido es que el servilismo de un obrero acaba en el nombre de su madre.

-He, tan sólo te ha manchado un poco en una chaqueta vieja que huele a disolvente.

¿Creen que me contestó? Ni hablar. Fue entonces (atención mitómanos), en el trayecto entre su casa y la Fonda, cuando Adam X me explicó la parábola de las piedras grandes:

“Un tipo da una conferencia sobre “Just in Time”. Gestión de los tiempos de producción, Stock-cero, eliminación del departamento de control final de calidad; en fin, toda esa mierda. En un momento dado coloca sobre la mesa una pequeña pecera de vidrio. Seguidamente extrae una docena de piedras grandes y las introduce cuidadosamente en la pecera hasta que no cabe ninguna más. Entonces pregunta: "¿Está llena la  pecera?". Demos por supuesto, porque la historia lo necesita para mantener belleza y coherencia interna que los asistentes no se quedan callados. Imaginemos que todos responden afirmativamente.  Entonces nuestro profesional de las ideas saca de debajo de la mesa un cubo con grava, echa la grava en la pecera y la agita con cariño, haciendo que las piedrecillas se acomoden entre las piedras grandes. A continuación nuestro hombre pregunta: "¿Está llena ?" Es una pregunta retórica, claro.
"Bien", continúa el gurú corporativo a tiempo parcial. Saca un cubo con arena de debajo de la mesa y hace lo que ya imaginas:  echa arena dentro de la pecera hasta que no cabe más y agita levemente para que ocupe los espacios que quedan entre la grava y las piedras.
Vuelve a hacer la pregunta, deja un breve silencio de guión para incrementar las espectativas y coge la jarra de agua que había solicitado para beber y la vierte hasta que pecera se llena hasta el borde.
Nuestro hombre de peinado fijo mira a los asistentes y les redacta la moraleja:
“Apunten, apunten: Hay que ocuparse primero de las piedras grandes. Si no, después no podrás meterlas. Meted en vuestra pecera las piedras grandes y la grava, la arena y el agua se harán sitio.”
-No consigo ver la relación con llamar hijo de perra al pobre tipo, la verdad -dije.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

::metamike:: -

soy tan gilipollas que iba a disertar acerca de lo acertado del cilitro latil pero me lo reservo.
yo solo quiero gustarle a caperu... bueno y a la de la flecha en la espalda... si fuera tía me lo tatuaría....;D

Golfo -

No es así exactamente, pero me gusta... mmmm... me gusta su forma de pensar.

jesús -

Ud. tiene una legión de groupies, Sr. Golfo. No me sea (más) pendejo. Y las latas de cocacola son así para que se puedan hacer producciones de porno hardcore.
Si no, no de explica.
Un abrazo.

Golfo -

Y yo, yo también les gusto un montón.
¿verdad, jesus, verdad?

(y alguien dijo entre el público... ¿y de qué se ocupan los de la cocacola para montonarlas?¿por qué las latas de cocacolas son círculos, si pueden ser hexágonos?¿es que no piensan en los huecos que dejan las piedras entre si? ¿eh eh, liXtillo, eh?)

jesús -

a ellas también les gustas tú
:)

La-Ruina -

Me gustan tus chicas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres