Blogia
ellosnoexisten

estrategias vitales

extraño, extraño

extraño, extraño Sucedió ayer, en pleno mes de julio con ola de calor a cuestas.

Saqué del bolsillo de la chaqueta el papel y comprobé la dirección: allí era. Tardaron en abrir el tiempo justo que necesité para prometerme que seguiría una vez más fiel a la empresa y me ceñiría al guión.
-¡Tío Carlos! ¡Feliz Navidad!
-¿Cómo está mi sobrino favorito? Anda, ayúdame con los regalos.
Entramos al salón donde Sonia y Andrés daban los últimos retoques a la mesa vestida de gala. Nos saludamos según las habituales normas de urbanidad: a una hermana dos besos y a un cuñado la mano. Aquella vez no hubo problema para repartir los presentes: el paquete pequeño y azul para el padre, el mediano y rosa para la madre y el grande estampado para el niño. La corbata, el perfume y el coche teledirigido fueron recibidos con gratitud. Cenamos en un clima de ideal y prevista armonía y cantamos los villancicos de rigor ante el pesebre. Antes de irse a dormir, el pequeño me dio un largo abrazo. Mientras Sonia cargaba con su hijo escaleras arriba Andrés me acompañó a la puerta.
-Gracias por venir-dijo dejando un billete de veinte euros en mi mano.
Se lo devolví con una sonrisa y citando el punto noveno de nuestro decálogo:
“En Familyrent cobramos un precio justo y no aceptamos propinas”.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

qué febril la mirada

qué febril la mirada O también: No todas las milongas son recomendables

El dia 8 apareció una noticia en la web municipal gestionada por el ayuntamiento para el cual trabajo.

Les traduzco un fragmento de la noticia motivo de mi "post":
"Este mediodía y como muestra de condena y rechazo hacia los sangrientos actos terroristas perpetrados ayer en Londres, el alcalde, trabajadores, regidores i ciudadanos presentes en las dependencias municipales han guardado 5 minutos de silencio en la Plaza del Ayuntamiento."

Mi respuesta, en forma de e-mail directo a la persona encargada de gestionar el site (con copia al Alcalde y al Regidor del que dependo) fue (traduzco)la siguiente:

Buenas tardes,

Como bien sabes, hoy he asistido al actos simbólico de duelo en solidaridad con Londres convocado por nuestro Alcalde. Es por ello que creo susceptible de mejora la información que aparece en la web municipal, pues como bien sabes al acto no ha asistido ningún regidor, aunque algunos de ellos se encontraban presentes en las dependencias municipales. Creo que no se trata de recrearse con el hecho de la pobre asistencia de quien está en su derecho de escoger, pero igualmente (y más en los temas que nos ocupan) no veo correcto hacer ostentación de una obligación moral que además ha sido ignorada.

Es mi opinión, y ruego que no te lo tomes como algo personal. Ni siquiera sé si la redacción de la noticia es responsabilidad tuya. Mi ánimo es únicamente ayudar a mantener la credibilidad de la web que tan admirablemente gestionas.

Un abrazo

Jesús

A día de hoy, la mentira (una de tantas) sigue en su sitio. Bien es cierto que por su repercusión no les hablo más que de una "mentirijilla", pero en tanto que elemento extrapolable me reafirma en el escepticismo ante las informaciones de los "grandes medios". Tristes milongas.

excusas en torno a los dibujos

excusas en torno a los dibujos A veces un dibujo es símplemente una excusa. Otras "lo demás" es una excusa para dibujar.
Nunca los límites están demasiado claros. Me explico mejor con ejemplos, creo. Verán, ante el terror vivido en los últimos días sólo cabe mirar hacia adelante, seguir (Go on, go on) y no trazar las derivas que esperan de cada uno de nosotros. Ya les expliqué sobre el escapismo erótico como estrategia. Mi lápiz hoy no era un sismógrafo registrando pulsiones sexuales. Y la frase vacía del día podría ser: "todo es muy extraño".

el cuchillo de marcel (II)

el cuchillo de marcel (II) ¿Les suena algo llamado la navaja de Occam?
Guillermo de Occam ¿Les suena?
No sale en la prensa amarilla
Ni en dónde estás corazón
Ni en salsa rosa
Guillermo de Occam vivió en el siglo XIV.
Esa navaja, la navaja de Occam, digo, es una idea, un principio de economía. Economía en el sentido de simplicidad.
Como "economía de medios", o algo así.
La idea separaba a la ciencia de la teología e inició el camino de una filosofía libre y abierta a la razón.
A Occam no lo quemó la Inquisición. Guillermo de Occam era un monje franciscano.
“La navaja de Occam" es un principio filosófico que defiende que de entre dos explicaciones válidas para un mismo fenómeno, la más simple es la correcta.
La idea original tal y como la formuló el monje dice así: Entia non sunt multiplicanda sine necesitate.
Bueno, si dejamos a un lado la teoría, lo más interesante de mi tesina de antropología es que se convertía en un trabajo de campo sobre la creación de un mito a finales del segundo milenio en Occidente.
Bien, si "La navaja de Occam" es un axioma filosófico y un método de ciencia, "El cuchillo de Marcel" es-otra-cosa. Es la puta antítesis de la navaja de Occam. No es estrictamente un amuleto, aunque bien podría serlo. Y podría por ser un objeto portátil al que se atribuye alguna virtud sobrenatural para alejar algún daño o peligro, o para propiciar algo. Ya sabes...un amuleto. En este caso para propiciar algo. En esto no sería muy diferente de los objetos menudos de los pueblos de la antigüedad y que usan todavía los aborígenes que viven en su hábitat natural o en reservas.
El cuchillo no es un amuleto porque siempre hay una conciencia de la artificialidad. No hay una superstición a pies juntillas de sus poderes sobrenaturales. No es estrictamente un amuleto.
Podría ser perfectamente un catalizador.
El trabajo incluía un anexo con diferente documentación que demostraba cómo se estaba gestando un falso mito con ritual incluído. Dieciseis personas presentaban pruebas de haber utilizado un cuchillo que habían bautizado con el nombre de "el cuchillo de Marcel". Yo inicié a cuatro de ellas. Tres de estas personas iniciaron a su vez a diez de las cuales a ocho yo no conocía de nada. A su vez dos de estos diez iniciaron a dos en lo que ya era la cuarta generación. Todo ello en tan sólo cuatro meses. Todas esas personas conocían unas pocas reglas básicas como que debían informar al nuevo a qué generación correspondían y que debían enviar algún testimonio o mejor una prueba de su pertenencia a mi apartado de correos. Hasta hoy tengo contabilizadas mil ciento nueve personas en nueve generaciones, que se dice rápido. Las que habrá que no tenga controladas

Yo había acabado mi exposición pública dirigiéndome a las treintaipico personas que había en clase con un: "Vosotros podeis pertenecer a la segunda generación"."

Sortilegi de Sant Joan

Sortilegi de Sant Joan No creo en el poder de los sortilegios. La sugestión es “otra cosa”. Sin embargo la nit del foc tiene una magia capaz de derrotar mi incredulidad e indiferencia. Una vecina me dio la formula de uno de tantos rituales del solsticio de verano. Como a todos los de esta noche, se le atribuyen propiedades depurativas. Ahí va:
Se coloca en un cuenco un par de litros de agua, se introducen unas pocas hojas de nueve plantas o flores diferentes. Se saca “al raso” cuando se ponga el sol y se recoge justo antes de que amanezca. Utilizamos el agua para “bautizarnos” con ella tras la ducha matinal del día de San Juan.

De Kerckhove obvia los blogs

De Kerckhove obvia los blogs O a mi me lo parece, y me extraña, aunque asumo que el título de esto podría ser “Jesús Bordas ignora si De Kerckhove considera los blogs”. Ya les hablé de De Kerckhove y ahora les reproduzco algunas reflexiones publicadas en La Vanguardia. No sé a ustedes, pero a mi me parece que algunas ideas de el siempre lúcido Derrick se adaptan como un guante al fenómeno blog.

“(...) el genio, el talento, la creatividad, no es un monólogo: siempre es una conversación en grupo. Si una idea no se comunica, no existe. La idea nace al ser explicada y cada vez que se comunica se reformula. Los artistas, aunque firmen como individuos, en realidad sólo crean escuelas, cenáculos o grupos generacionales.”
¿Les suena? Hablábamos recientemente de esto. sigan, sigan leyendo. Es revelador

“Hay personas que, y ese es el talento individual, expresan mejor las ideas del grupo. La cognición distributiva demuestra que no hay niños geniales, hay colegios geniales como hay empresas tontas o listas. Los escolares o los empleados asumen valores colectivos que son la inteligencia común. Y esa inteligencia común está conformada por la tecnología: es la tecnología.

“El planeta se ha encogido. Lo profetizó mi maestro McLuhan: todo el mundo está informado de todo en tiempo real, por eso sentimos el planeta como una extensión de nuestra propia piel. Ver las imágenes en directo del las víctimas del tsunami te hace sentir la catástrofe en tu propia vida. Es tuya”

“(...) Nace así una conciencia universal: el planeta es de todos, Y esa conciencia se manifiesta en el niño que tira un papel para reciclar y evitar el calentamiento global o en la fábrica que recorta cuota de su lluvia ácida: ya no actúan por su familia, clan, tribu, país... ¡
Piensan por todo el planeta! El mundo se contrae.

“Pensamos ubicuamente, pero aún de forma secuencial, todavía no simultánea...Aún pensamos en discurso. Los ordenadores digitales analizan los problemas consecutivamente y van desechando probabilidades hasta llegar a la solución; en cambio, los ordenadores quantum, hoy en proyecto, resolverán los problemas instantáneamente no secuencialmente: no harán una tarea tras otra sino todas a la vez.”

“(...) vivimos en permanente hipertextualidad. Mis alumnos ya no escriben nada, sólo cortan y pegan de los textos que buscan y encuentran en internet. Eso es crear: dar una solución nueva con materiales existentes, porque repetir los materiales antíguos sólo es producir. Todo arte y toda literatura es ya sólo un collage.”

“Lo digital graba, deja huella electrónicay almacena datos en todas partes. La memoria máquina infalible sustituye a la humana: todo está escrito, nada oculto. Nuestra personalidad virtual conformada por esas huellas electrónicas nos precede donde vamos y queda cuando nos hemos ido (...)”
Ahí es nada

Diversificar la cartera vital

Diversificar la cartera vital Aparentemente planificamos. Estudiamos carreras, postgrados, doctorados; hacemos planes de ahorro, de pensiones, de empresa; reservamos vuelos y hoteles y trazamos las rutas; elaboramos la lista de la compra, decidimos el día, ajustamos presupuesto…
Aparentemente planificamos, y no diré que las actividades que enumeré no pertenezcan a la vida, que no constituyan la vida, no diré esto.

Lo que digo es que nos falta a menudo el plan general.

Y los entendidos (léanme con generosidad) nos hablan de los peligros de construir el edificio de la vida sobre un único pilar; cómo si falla ese pilar se viene abajo el edificio, la vida. Recomiendan repartir nuestro interés, tiempo, energías, entre la familia, la salud, el trabajo, la pareja, las aficiones… Buen consejo que la mayoría parecemos seguir obedeciendo al instinto de supervivencia. Entiendo que en estos casos de vidas aparentemente bien proyectadas la crisis total aparece por acumulación; por la caída simultánea en crisis de los diferentes pilares que nos sustentan. Puede ser la consecuencia inevitable de un planteamiento erróneo (es lo que tiene colocar cargas de dinamita bajo los pies) aunque también pueden darse casualidades, de hecho se dan, y una de esas casualidades puede ser la coincidencia de crisis que afecten a los diferentes puntales de la vida.

Escuchen a los asesores económicos y fiscales; a los consultores de inversiones. Ellos dicen:”No invierta mucho dinero en un número reducido de valores. Diversificar la cartera hace disminuir el riesgo. Valores hoy sólidos pueden no serlo el año que viene.”
Dicen también que la mejor estrategia es invertir un porcentaje elevado en, torno al 50%, en renta fija, valores seguros a largo plazo, una cantidad menor (35% aprox.) en renta media y el 20% restante en alto riesgo.
Dicen más, pero hay que ir con pies de plomo a la hora de aplicar a la vida la estrategia del tiburón con traje diplomático.

P.S. Sí, los porcentajes 50, 35 y 20 suman 105. Eso debería ser la vida, una inversión del 105%.

el aliento de Celia

el aliento de Celia Sin ruido, ni estruendo, de la boca de Celia brota un aire limpio (...)
Esta atmósfera nueva desplaza el gris opresivo de antes


El texto completo en luces.

Gracias lu.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

el aliento de Celia

el aliento de Celia Sin ruido, ni estruendo, de la boca de Celia brota un aire limpio (...)
Esta atmósfera nueva desplaza el gris opresivo de antes


El texto completo en luces.

Gracias lu.

Diferentes órdenes de cosas

Diferentes órdenes de cosas Tanto rajar de la producción de Walt Disney y hoy Beatriz se ha desmarcado exigiéndome como compañero de juegos a trio con su Blancanieves de látex (debe ser de làtex, me produce hinchazón, soy alérgico al caucho natural) y no he podido, sabido, o querido, pasar del juego. Y no ha tenido nada que ver, aunque finalmente lo ha tenido, que me ordenara como hace una niña de tres años a su padre, como lo que es, que le quitara el vestido (a la muñeca, entiéndase), y de entonces hasta ahora, sin saber cómo ni de qué manera me he visto envuelto en una vorágine de juicios paralelos y de sumarios de mierda de los que siempre huyo como acusado porque en los mismos nunca quise ser fiscal y aún menos juez de nadie.

Dios ve algunas cosas

Dios  ve algunas cosas Mi primera exposición se llamó “Pasión por los límites”. Las implicaciones de dicho título devienen con facilidad en una declaración de intenciones y un signo identitario. Es lo que toca con veintipocos años: buscar, caminar y explorar hasta el abismo; ese que ejerce sobre nosotros un fatal magnetismo.

Mis límites primeros estuvieron en la piel. La propia y las ajenas. Y entre esos límites ajenos (cuerpos femeninos, para qué engañarnos) me situaba. Esto es, mi lugar quedaba establecido, indefectiblemente, en base a un sistema de referencias. Poco a poco pues, unos y otros cuerpos me llevaron a una situación de equidistancia. A falta de un verdadero corpus teórico que justificara mi posición forcé alguna idea aristotélica sacada de mis libros de texto. Así practiqué mi costumización particular de aserciones tales que: “La valentía no es una virtud porque se oponga a la cobardía, lo es porque se sitúa en un punto intermedio entre ésta y la temeridad”. De 1994 es el romance:



En un punto equidistante
del amigo y del amante

En una quinta estación
entre el frío y el calor

dos fuerzas comulgan gestos,
besos, susurros modestos

de te quieros. Convulsiones,
gemidos, sudoraciones,

gritos: ¡No pares ahora!
Pues les va en la demora

Ahorro de no se qué
que a él deja sin ver

cómo ella dibuja un guiño:
“Así, sigue así, cariño

hasta que no puedas más”
(encájate a voluntad)



Nada como el repaso histórico para entender lo mucho que cambian ciertas cosas, la inalterabilidad de otras. Uno de los descubrimientos más relevantes que hice en la facultad es cómo dominar los lugares. El lugar es un fundamento (también) de la escultura. Uno aprende que para descentrar un cuerpo no es necesario moverlo, basta ampliar en un sentido su sistema de referencias. De ahí que mantener una posición en un escenario cambiante necesite de la adaptación. Somos susceptibles de continuas mejoras, aun de aquellas “faltas” que se ocultan tras la fachada que vestimos.


(p.40) Parece ser que, en una ocasión, uno de los jóvenes colaboradores de Lutyens se encontraba grafiando la fachada trasera de una de las casas que se estaban proyectando en el estudio. El Maestro, tras estudiarla con detenimiento, observó que la posición de una de las ventanas alteraba la composición general, a lo que su colaborador objetó:

-Esto no es problema: el muro que cierra el patio de servicio está tan próximo que esta abertura no se puede relacionar con el resto de la fachada. Nadie podrá ver esta falta de rigor geométrico.

A lo que el Arquitecto repuso impasible:

-Dios sí lo ve.

(...) ...han existido creadores, y quizás continúe existiendo alguno, para los que estas imperfecciones, aún siendo absolutamente inapreciables para cualquier observador, resultan inaceptables. Ni siquiera la certeza de que estas limitaciones no podrán detectarse antes de su muerte parece tranquilizarlos.

Tusquets Blanca, Óscar, Dios lo ve, Barcelona, 2000, Anagrama

No quiero venir a decir que Dios, pudiendo ver todo, mire todo. Habrá cosas que le interesen de verdad y otras absolutamente superfluas de las que, simplemente, pase. Conozcan el criterio de su particular Dios y habrán encontrado el punto de equidistancia.

Dios ve algunas cosas

Dios  ve algunas cosas Mi primera exposición se llamó “Pasión por los límites”. Las implicaciones de dicho título devienen con facilidad en una declaración de intenciones y un signo identitario. Es lo que toca con veintipocos años: buscar, caminar y explorar hasta el abismo; ese que ejerce sobre nosotros un fatal magnetismo.

Mis límites primeros estuvieron en la piel. La propia y las ajenas. Y entre esos límites ajenos (cuerpos femeninos, para qué engañarnos) me situaba. Esto es, mi lugar quedaba establecido, indefectiblemente, en base a un sistema de referencias. Poco a poco pues, unos y otros cuerpos me llevaron a una situación de equidistancia. A falta de un verdadero corpus teórico que justificara mi posición forcé alguna idea aristotélica sacada de mis libros de texto. Así practiqué mi costumización particular de aserciones tales que: “La valentía no es una virtud porque se oponga a la cobardía, lo es porque se sitúa en un punto intermedio entre ésta y la temeridad”. De 1994 es el romance:



En un punto equidistante
del amigo y del amante

En una quinta estación
entre el frío y el calor

dos fuerzas comulgan gestos,
besos, susurros modestos

de te quieros. Convulsiones,
gemidos, sudoraciones,

gritos: ¡No pares ahora!
Pues les va en la demora

Ahorro de no se qué
que a él deja sin ver

cómo ella dibuja un guiño:
“Así, sigue así, cariño

hasta que no puedas más”
(encájate a voluntad)



Nada como el repaso histórico para entender lo mucho que cambian ciertas cosas, la inalterabilidad de otras. Uno de los descubrimientos más relevantes que hice en la facultad es cómo dominar los lugares. El lugar es un fundamento (también) de la escultura. Uno aprende que para descentrar un cuerpo no es necesario moverlo, basta ampliar en un sentido su sistema de referencias. De ahí que mantener una posición en un escenario cambiante necesite de la adaptación. Somos susceptibles de continuas mejoras, aun de aquellas “faltas” que se ocultan tras la fachada que vestimos.


(p.40) Parece ser que, en una ocasión, uno de los jóvenes colaboradores de Lutyens se encontraba grafiando la fachada trasera de una de las casas que se estaban proyectando en el estudio. El Maestro, tras estudiarla con detenimiento, observó que la posición de una de las ventanas alteraba la composición general, a lo que su colaborador objetó:

-Esto no es problema: el muro que cierra el patio de servicio está tan próximo que esta abertura no se puede relacionar con el resto de la fachada. Nadie podrá ver esta falta de rigor geométrico.

A lo que el Arquitecto repuso impasible:

-Dios sí lo ve.

(...) ...han existido creadores, y quizás continúe existiendo alguno, para los que estas imperfecciones, aún siendo absolutamente inapreciables para cualquier observador, resultan inaceptables. Ni siquiera la certeza de que estas limitaciones no podrán detectarse antes de su muerte parece tranquilizarlos.

Tusquets Blanca, Óscar, Dios lo ve, Barcelona, 2000, Anagrama

No quiero venir a decir que Dios, pudiendo ver todo, mire todo. Habrá cosas que le interesen de verdad y otras absolutamente superfluas de las que, simplemente, pase. Conozcan el criterio de su particular Dios y habrán encontrado el punto de equidistancia.

Estado de regular esperanza

Estado de regular esperanza Inmediatamente después del anuncio por parte de la Casa Real del embarazo de la Princesa de Asturias los medios de comunicación, azuzados por el gremio de políticos, han planteado el debate a propósito de la discriminación de la mujer en la línea sucesoria de la monarquía del Reino de España. El gobierno pretende resolver en la reforma de la Constitución la incompatibilidad de los artículos
57
(1.(...) La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos)y 14
(Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social)
Hermosa jugada de distracción. Porque nos entretienen con un tonto espectáculo. La verdadera incompatibilidad con el Artículo 14, el debate, es la propia existencia de una monarquía sostenida económicamente por todos los españoles. Los miembros de dicha monarquía tienen privilegios por razón de nacimiento y aun de adhesión, hasta el extremo que el Rey es, entre otras cosas, el Jefe del Estado y el mando supremo de las Fuerzas Armadas ¿Quieren más? La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad, dice la Constitución.
Debate tibio, quise decir, porque la oposición no parece hacer honor a la función que hace suponer su nombre; en esto, digo. El Rey y el Príncipe, por su parte, no creen urgente el cambio constitucional (La Vanguardia 10/05/05)
Dice mi amigo imaginario Manu que la monarquía podría seguir como le viniese en gana aunque, autofinanciándose; que la Constitución no se inmiscuye en contratos privados y tácitos del tipo “cariño... ¿me atarás y me zurrarás con la fusta? He sido una niña muy mala...” Manu y yo acordamos que no sería de recibo que alguien interrumpiera la sesión S/M apelando al derecho a la integridad física. En fin... Felicidades Letizia; felicidades Felipe.

trincheras de papel

trincheras de papel “...Somos un pueblo que, en medio de la guerra más sanguinaria, pide libros, libros! (...) A los hermanos que por nosotros ofrecen su vida, a ellos, como prueba de agradecimiento, de afecto inmenso, un libro, este regalo delicado de los espíritus nobles. Mientras nuestros enemigos destruyen las bibliotecas, nosotros publicamos libros, esparcimos libros por la ciudad, y enviamos libros a las trincheras! (...) Cuando alzamos la cabeza tras una madrugada de martirio; cuando nos alzamos doloridos entre los escombros de nuestra ciudad bombardeada; cuando hemos sentido pasar la muerte rozando la piel, sonreímos, olvidamos, y nos ponemos a trabajar entre libros para el futuro luminoso de la paz, de la cultura, del progreso »

Anna Murià, « La Fira del Llibre »
Barcelona, junio de 1937

Extraído del folleto de la exposición "Trinxeres de paper: LLIBRES i CULTURA a la Segona República i a la Guerra Civil" que organiza la Xarxa de Biblioteques Municipals y la Diputació de Barcelona. Entre otras informaciones, supone un emotivo agitamiento de las entrañas saber que las bibliotecas enviaban libros al frente republicano. El papel de las bibliotecarias, la represión de la dictadura y el largo camino hacia la democracia. Desperdicio cero.

“Apreciable compañera. Salud;
Ayer leí su carta en la que veo que usted se ha interesado por conseguir los libros que en mi anterior carta le pedí lo que le agradezco infinito(...) aquí me aburro como una ostra y leyendo o estudiando no se acuerda uno de las diversiones y amores de la retaguardia y ademas no se apodera el sentimentalismo (sic) aqui se tiene que hacer bueno aquel refran de Blasco Ibañez que dice (El mejor amigo es el libro) pero no dice la mejor amiga. Como pienso seguir relacionandome con usted ó mejor dicho con la Biblioteca del Frente que usted representa (;) cuando me encuentre en un sitio en que pueda responder con toda seguridad de sus libros ya le pediré más (...) Me olvidava de decirle que aquel muchacho que hiva con migo (sic) me dijo que le pediria libros no lo espere porque murió en el último ataque.
Le saluda amablemente este admirador de su obra cultural y de su lucha contra la ignorancia”

Carta d’un soldat des del Front d’Aragó
A una bibliotecaria

“...Som un poble que, enmig de la guerra més sanguinària, demana llibres, llibres! (...) Als germans que per nosatres ofereixen llur vida, a ells, com a prova d’agraïment, d’afecte immens, un llibre, aquest present delicat dels esperits nobles.
Mentre els nostres enemics destrueixen les biblioteques, nosaltres publiquem llibres, escampem llibres per la ciutat, i enviem llibres a les trinxeres! (...) Quan aixequem el cap després d’una matinada de martiri ; quan ens alcem adolorits entre les runes de la nostra ciutat bombardejada ; quan hem sentit passar la mort a frec de pell, somriem, oblidem, i ens posem a treballar entre llibres per al futur lluminós de la pau, de la cultura, del progrés »

Anna Murià, « La Fira del Llibre »
Barcelona, juny de 1937
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Autocensura

Autocensura Acotaré el término refiriéndolo al fenómeno blog, esto es: la decisión premeditada de un blogger de suprimir o “maquillar” informaciones de interés propio debido a presiones o intereses de otra índole. Si los blogs son ya una alternativa (y por lo tanto, amenaza) a los medios de información tradicionales es precisamente por la libertad con la que cuentan sus autores. Rescato de un artículo anterior la reflexión de Gao Xingjian (Xingjian, Gao, En torno a la Literatura, Barcelona, 2003, ElCobre Ediciones,S.L)

Lo anotado en un diario privado suele ser auténtico, salvo que el autor recurra a la alusión pensando, quizás, que algún día alguien pueda leerlo a escondidas –aunque, si todo es alusión que ni él mismo comprende, poco sentido tiene que siga escribiendo un diario.
Bien ¿Cuáles serían esas presiones o intereses de otra índole ante las que el editor individual podría ceder su libertad? Se me ocurren algunas:
-Una moral dominante de la que no se comulga. O si quieren, el virus inoculado del pensamiento único.
-La anticipación a la verdadera censura.
-El miedo a ser repudiado. El autocensurado copia los recaudos morales del censor potencial; o si se quiere, de la “maquinaria invisible”.
No me refiero a la cláusula de conciencia. Al contrario; la autocensura evita el engorro de mostrar la disidencia ante el juicio del tema a tratar. Y si, descartada por imposible la objetividad, debemos exigir a los medios de comunicación honrada subjetividad, lo mínimo es que esa exigencia sea nuestra propia cláusula de conciencia.
Dado que un porcentaje elevado de los autores de blogs asumen identidades “alternativas”, el nuevo medio de comunicación permite actuar con la misma sinceridad y valentía que ante un diario al que nadie más tendrá acceso. Permite valentía, no como oposición a la cobardía sino como el punto equidistante entre ésta última y la temeridad. Con eso sería más que suficiente.
Tenemos ya la experiencia del Arte Contemporáneo. Contrariamente a la percepción generalizada de que “todo vale”, lo cierto es que se censuran multitud de obras de artistas de reconocida solvencia y prestigio. Paradójicamente esa mácula que se intenta imponer al creador actúa como la mejor de los reclamos publicitarios. La censura, en un mundo en el que a priori no debería tener espacio, se diluye y muere ante cada uno de sus éxitos. Un motivo más para no plegarse ante los dictados del dogma, y mucho menos ante los supuestos dictados que probablemente sólo existan en nuestra mente.

Rosa Olivares:
En definitiva, entre la dificultad y el miedo, entre la censura previa, el exceso de cuidado, la falta de dinero público para según qué cosas, la debilidad de la definición de qué es arte... casi no queda espacio para la censura real. Llegará un momento en el que no haga falta la censura, nosotros mismos nos taparemos la boca y cortaremos las manos. En ese momento ya no hará falta que nadie nos diga lo que es bueno, lo que es correcto ni lo que es arte. Posiblemente estaremos todos muertos.
Censurados/Censored, Revista Exit, Nº8, ISSN 1577-272-1, Olivares y
Asociados S.L.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres